miércoles, 17 de junio de 2015

EL ARRANQUE DE LOS PROYECTOS DE ARQUITECTURA

Un buen punto de arranque para proyectos de arquitectura
Un buen primer paso para una persona interesada en promover un proyecto edificatorio puede consistir en encargar a un arquitecto la búsqueda del solar idóneo para emplazarlo. El arquitecto que se encargue de esa búsqueda puede no ser el mismo que el que se encargue de desarrollar el proyecto. Si el arquitecto proyectista va a ser distinto del encargado de buscar el solar, tras formalizar la compra, el promotor deberá buscar, seleccionar y contratar al profesional adecuado para encargarse del proyecto.

Propuesta y negociación

El arquitecto proyectista seleccionado deberá detallar el alcance y el coste de los servicios que se necesitarán. La claridad en los servicios profesionales, los honorarios, los plazos y los procedimientos es vital para establecer una buena relación entre promotor y arquitecto. Una vez se haya alcanzado un acuerdo acerca del ámbito de los servicios y el plan de trabajo, el arquitecto tendrá que preparar y presentar una propuesta de honorarios para que el promotor la considere. Si la propuesta de honorarios se acepta, ambas partes sellarán el acuerdo mediante la firma de un contrato. Si no se alcanza un acuerdo, aún será posible renegociar el alcance de los servicios y los honorarios. Si por cualquier razón no se puede alcanzar un acuerdo, tendrán que terminar las negociaciones y será necesario que el promotor seleccione a otro profesional.


El contrato arquitectónico

Los contratos para la prestación de servicios arquitectónicos son documentos flexibles que pueden ser adaptados. Un buen contrato debe incluir, al menos, los servicios a proporcionar, los honorarios por esos servicios, las responsabilidades del cliente y los términos y condiciones aplicables. Es aconsejable que el documento presente una estructura desglosada del trabajo a realizar y una lista detallada de tareas para facilitar el desarrollo de los servicios. Una estructura desglosada del trabajo define mejor los servicios y honorarios; además sirve como herramienta de gestión del proyecto durante su ejecución. El contrato debe ser un documento equilibrado, que trate a ambas partes justamente, y debe estar diseñado para evitar conflictos si se descubren discrepancias entre las expectativas de cada uno. Es conveniente que el promotor dedique un tiempo a repasar detenidamente el texto antes de firmarlo. En determinadas circunstancias, puede ser aconsejable que solicite asesoramiento legal al respecto.


Del programa al Anteproyecto

Tras la contratación, el arquitecto comenzará a desarrollar el programa de necesidades mediante la redacción del Anteproyecto. El Anteproyecto debe dar una respuesta meditada y razonada al programa de necesidades, explorando las posibilidades, los costes y las limitaciones. Es posible que al dar forma al Anteproyecto, el arquitecto se vea obligado a proponer alteraciones en el programa; ello es debido a que se trata de un proceso creativo e interactivo. En cualquier caso, disponer de un buen programa de necesidades siempre ayudará a guiar todo el proceso constructivo.


Fuente del Artículo: http://www.articuloz.com/profesiones-articulos/promociones-inmobiliarias-el-arranque-de-los-proyectos-de-arquitectura-5466660.html
Sobre el Autor
Daniel Trujillano, arquitecto en Marbella y alrededores
http://www.arquitectotrujillano.com

Reacciones:

Construimos tu Casa, Local u Oficina

Envía un correo electrónico solicitando el servicio y a la brevedad te enviaremos un presupuesto gratis:
-Compra -Venta -Renta -Consignación -Traspasos
-Planos
-Albañilería
-Acabados
-Tablaroca
-Carpintería
-Herrería
-Instalaciones
-Remodelaciones
-Ampliaciones
-Gestoría
correo: arkitekc@gmail.com