lunes, 3 de marzo de 2014

PANEL BIO-FOTOVOLTAICO GENERA ENERGÍA CON BACTERIAS


Que se están generando nuevas tecnologías para crear energía limpia no es novedad, pero resulta sorprendente que otro paso dado hacia ese horizonte sea a través de las bacterias que habitan en el suelo.
El experimento fue llevado a cabo en el campus de Valldaura del Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña. Allí, un grupo de científicos construyó un panel biofotovoltaico con una batería para extraer energía de las bacterias presentes en el interior del suelo y liberar electrones.
Como las bacterias se alimentan a través de los subproductos de la fotosíntesis de las plantas, mediante la introducción de un ánodo y un cátodo en el suelo, los electrones libres pueden ser extraídos y puestos en un circuito con un condensador o un convertidor. Esto permite utilizar el flujo de energía para alimentar aparatos o cualquier otro dispositivo eléctrico.
La ventaja de este proyecto es que podría ser utilizado en zonas donde normalmente no hay suficiente luz para utilizar la energía solar. Cualquier planta sirve. En una región con menos agua podrían utilizarse cactus, por ejemplo.
Todos los componentes del proceso son parametrables y permiten controlar la eficiencia del resultado. El tipo de planta que crece, ya sea comestible u ornamental, las características del suelo que permiten el crecimiento microbiano, el tipo de suelo que hace la transferencia de electrones, los materiales y la composición de la batería en su conjunto ayudan a determinar la eficiencia de la forma en que los electrones son recogidos y transferidos.
Para la construcción del panel biofotovoltaico se utilizó como diseño el teselado de Voronoi. La teselación es el patrón que surge de cubrir un plano con polígonos regulares –sin superposiciones o lagunas–, que pueden ser triángulos equiláteros, cuadrados o hexágonos. El tejido de celdas da lugar a que se incorporen las baterías, manteniendo una proporción triangular, al tiempo que se le da a las plantas mayor volumen para desplegar sus raíces. Este diseño también permite con una sola celda de agua irrigar más celdas con plantas y mantenerlas saturadas al 100 por ciento, lo que promueve la electrólisis dentro del suelo.
La estructura completa tiene tres niveles con diferentes tamaños. El primero es grande y da rigidez a la pieza; el segundo subdivide los diferentes módulos de la batería; y el tercero, el más pequeño, contiene las celdas de la batería. Un arduino es alimentado por las baterías y controla los sensores de datos y el bombeo de agua para la irrigación. Cada panel está hecho de poliestireno recubierto de resina epoxi y mide dos metros de ancho por uno de alto, con diez centímetros de espesor. Un acabado de madera se aplica para dar coherencia y rigidez al conjunto.
Aunque no lo parezca, esto no es ni caro ni difícil de construir. La gran desventaja pasa por la cantidad de plantas necesarias para alimentar de energía a un hogar, por ejemplo. El desafío del concepto ahora pasar por aumentar el flujo en relación al uso del sistema.
Dicen que “salir al verde” te carga las pilas. Nunca pensé que sería tan cierto.
Reacciones:

Construimos tu Casa, Local u Oficina

Envía un correo electrónico solicitando el servicio y a la brevedad te enviaremos un presupuesto gratis:
-Compra -Venta -Renta -Consignación -Traspasos
-Planos
-Albañilería
-Acabados
-Tablaroca
-Carpintería
-Herrería
-Instalaciones
-Remodelaciones
-Ampliaciones
-Gestoría
correo: arkitekc@gmail.com